El grupo socialista recoge nuevas propuestas que afectan sobre todo a los medios de transporte y la factura de la luz para acabar con el efecto invernadero

El PSOE ha encargado a la Fundación Alternativas la propuesta de medidas para restringir las emisiones de gases de efecto invernadero, un proyecto que consiste en un aumento o creación de impuestos en el consumo o la demanda de productos energéticos.

Estas medidas se deben a que aseguran que en nuestro país hay una baja recaudación de impuestos en todo lo relacionado con el medio ambiente, al contrario de como ocurre con el resto de imposiciones, que están por encima de la media del resto de la Unión Europea.

No obstante, los autores del proyecto no están de acuerdo con la medida puesto que, según informan, si subiera el precio del diésel y la gasolina se conseguirían ingresos necesarios para superar la crisis económica. También destacan el incremento existente en el uso de coches eléctricos, híbridos y alquiler de coches, que da lugar a una recaudación menor.

Así pues, la conclusión a la que han llegado es a que hay que crear un impuesto “sobre uso del vehículo”. Tal impuesto consistiría en tecnologías de geolocalización y produciría beneficios adicionales. Pero esto no es solo para el transporte rodado, sino también para la aviación. Esta medida se va a aplicar a este sector encareciendo los billetes de los pasajeros.

Además, va a repercuir también en la factura de la luz, puesto que, según el Fondo Monetario Internacional, debería llegar a los 70€.

También han afirmado que podrían llevarse a cabo medidas mitigadoras para esos sectores. Esta norma consiste en hacer que las rentas más bajas y los sectores productivos de uso energético intensivo no se vean demasiado afectadas. A las rentas más bajas se les plantea devolverle un 20% de la recaudación con cheques verdes o con transferencias para compensar a los hogares más pobres.