Comienza agosto, mes de los viajes por excelencia, y con él, llega una época en la que se disparan los gastos. Hoteles, comidas, entradas a monumentos, o diversiones nocturnas, son algunos de los elementos que componen una larga lista en la que la tarjeta de crédito empieza a adelgazar.
Cuando se planifica alguna escapada o la organización de algún viaje de mayor duración, un desembolso que siempre está ahí es pasar por el surtidor para llenar el depósito. Está claro que es algo inevitable echar carburante para llegar a tu destino con el consecuente gasto, pero sí que es posible al menos poder limitar y apurar ese gasto.

1. ¡Organiza tu viaje!
Está claro que si vas bien de tiempo, no es necesario que pises el acelerador más de la cuenta, y que, por tanto, puedas ahorrar de esta manera combustible.

2. ¡Libérate de lo que no necesites!
Si tienes objetos innecesarios en el maletero y en otros compartimentos del automóvil, tendrás un peso que posteriormente hará que el vehículo tenga que realizar un mayor esfuerzo, ocasionando además un mayor gasto.

3. ¡Elige bien el momento!
No tienes que esperar al día antes o incluso el mismo momento de la partida. Puedes tener la previsión de llenar el depósito los días que más bajo está su precio. Por ejemplo, el fin de semana.

4. Control de crucero
Mantener la velocidad uniforme es una manera muy sensata para promover el ahorro. Si se evitan acelerones y frenazos, y a la hora de cambiar de marcha, se revoluciona el motor en su justa medida, siempre será una ayuda para un menor consumo.

5. Comprueba el estado de los neumáticos
Aunque es algo que hay que controlar de manera asidua, con más motivo debe hacerse justo antes de un viaje. No conviene hincharlos en exceso, pero por supuesto, tampoco es recomendable entrar en carretera con niveles bajos de aire en los neumáticos, ya que, de ser así, la aguja del depósito bajará más rápidamente.

6. ¡Sé listo aparcando!
No es necesario aparcar al lado de la puerta -salvo si llevas mucha carga-. Aprovecha bien los huecos de estacionamiento. Ahorrarás tiempo dando vueltas para tener un emplazamiento más cómodo.

7. Uso de climatizadores
Por este motivo, es mejor intentar aparcar en un lugar que no esté expuesto a altas temperaturas. Del mismo modo, hay que reducir su uso a las ocasiones en las que sea meramente imprescindible, ahorrando así combustible.

¡Esperemos que te hayan servido!